ESTO ES LO QUE SIGNIFICAN CADA UNO DE LOS SEGUROS QUE PAGAS EN LOS CRÉDITOS

¿Te ha pasado que al momento de adquirir una tarjeta de crédito, o de sacar un crédito, en el contrato te aparecen algunos seguros?

Claro, a quién no.

Para no marearte, te explicaremos a grandes rasgos de qué se trata cada uno de estos seguros, y qué es lo que cubren. Pero queremos dejarte en claro desde ya, que ninguno de estos seguros es obligatorio, y aunque son bastante útiles, no son indispensables al momento de tomar tu crédito.

1. Seguro de desgravamen

Este es el más común, y es realmente útil, pues en caso de fallecer antes de terminar de pagar tu crédito, este queda totalmente cubierto en lo que queda pendiente (o insoluto). Así evitas heredar la deuda a tu familia.

2. Seguro de cesantía

Este seguro cubre algunas cuotas de tu crédito (la cantidad dependerá del lugar donde contrates el crédito) mientras estás sin trabajo, o incapacidad laboral temporal.

3. Seguro de vida

Este seguro no cubre nada del crédito, pero le entrega una platita a tu familia en caso de que fallezcas.

4. Seguro de incendio

Este seguro viene en los créditos hipotecarios, y protege el valor total de tu casa o departamento en caso de incendio.

5. Seguro de sismo

Al igual que el seguro de incendio, viene en los créditos hipotecarios y protege el valor de tu casa o departamento en caso de sismo o terremoto.

Es importante que revises detalladamente el contrato de tu crédito y veas los pro y contras de contratar cada seguro, pues, si bien no son obligatorios, podrían ayudarte.

¿Quedaste más claro?  

¿QUIERES PEDIR PLATA? ESTO ES LO QUE TE VA A COSTAR EN TOTAL DEPENDIENDO DEL MÉTODO QUE ELIJAS

Se acaba marzo y muchos sacamos cuentas con saldos negativos; y es que el uniforme, la patente, y el gasto emocional de este mes es bastante grande, y todos quedamos un poco en la ruina.

Por eso puede que ya se te haya ocurrido recurrir a un crédito, y no es una mala decisión. Sin embargo debes tener en cuenta cuánto cuesta pedir un avance en efectivo, un crédito, ocupar una tarjeta de crédito o usar la línea de crédito en el caso de que tengas una cuenta corriente.

AVANCE EN EFECTIVO 

Es una alternativa que ofrecen las tarjetas de crédito. Por lo general es más caro, así que ten ojo.

Usualmente el avance en efectivo considera lo siguiente (puede variar según la entidad financiera):

Impuesto + intereses + comisión por avance + comisión por mantención y administración

Si quieres por ejemplo, sacar un avance de $200.000 en 12 cuotas, te puede costar desde $215.000 aprox. en un banco, hasta $500.000 aprox. si solicitas el avance en un retail.

CRÉDITO

Un crédito de consumo en general es más económico, sin embargo debes tener en cuenta que hay varios seguros asociados que se incluyen, pero que puedes eliminar, pues son optativos. Un crédito de consumo considera usualmente:

Impuesto de timbres y estampillas + Notaría + Seguro de Desgravamen + Intereses

Si pides un crédito de $3.000.000 en 12 cuotas, este puede ir (dependiendo de la entidad financiera) desde los $3.825.879 en un banco, hasta los $4.838.400 en una caja de compensación.

TARJETA DE CRÉDITO 

La compra con tarjetas de crédito suelen ser las favoritas de las personas, esto porque pueden hacer compras más pequeñas por montos manejables.

Los cobros por una compra en cuotas, consideran:

Impuesto + Intereses Comisión x compra en cuotas +  Comisión mantención y administración

Si por ejemplo haces una compra de $200.000 en 12 cuotas, puedes terminar pagando entre  $212.002 con una tarjeta bancaria, hasta $350.429 con una tarjeta de retail.

LINEA DE CRÉDITO 

La línea de crédito se encuentra asociada a una cuenta corriente y corresponde a un monto (previamente acordado con el banco) que se renueva de forma automática, y que el cliente tiene disponible para uso y eventuales sobregiros.

Suele ser uno de los métodos más caros, por eso solo debieses optar por usarlo en casos “urgentes”.

Las tasas de interés de la línea de crédito a veces incluso se acercan a la Tasa Máxima Convencional (TMC), además de que deben pagarse otras comisiones por su utilización. Usualmente considera:

Intereses + Impuesto de timbres y estampillas (que se paga cada vez que se usa la línea) + Seguro de Desgravamen (se paga en caso de uso y de no uso).

Mientras más alto sea el cupo de la línea de crédito, es probable que gastes más, por eso trata de fijar un monto que sepas que puede ser útil, y que puedas pagar.

Los créditos son una buena alternativa si cotizas 🙂

¿POR QUÉ LA PATENTE INFLUYE TANTO EN LOS COSTOS DE UN VEHÍCULO?

Puede que ya el metro te tenga un poco harto, o que simplemente las micros no te paren, y que hayas decidido que es momento de comprar un auto.

Si es así, ¡felicitaciones! es un gran paso y te evitará bastantes dolores de cabeza en hora punta. Sin embargo, es importante que consideres, además del precio del vehículo que comprarás, el costo de su patente.

La patente es el permiso de circulación que anualmente pagan todos los vehículos motorizados, por andar en las calles. Y en la vida real, muy poco se fijan en este costo al momento de escoger un auto.

¿Te imaginas si en un concurso te ganas un auto de lujo? Sí, estarías infinitamente feliz, pero te contamos que al momento de pagar el permiso de circulación, tendrías que enfrentar un gasto millonario.

Por eso, si estás pensando en comprar un auto, ten en cuenta estas características antes de decidir: la marca, el tipo, el año y la transmisión.

¿Tomaste nota?

Ahora que ya sabes lo que debes tener en cuenta, puedes comenzar a cotizar el auto de tus sueños.

APRENDE A COMPRAR EL SOAP MÁS BARATO PARA TU AUTITO

En el video fuimos bastante explícitos al contarte por qué ignorar el pago del Seguro Obligatorio de Accidentes Personales (SOAP) podría ser más caro que pagarlo.

Ahora es momento de que sepas que, además de todo, estabas exagerando, pues siempre hay maneras de que el SOAP te salga harto más económico.

PARA TENER EN CUENTA: La cobertura del SOAP está regulada por la Superintendencia de Valores y Seguros, así que todos cubren lo mismo.

Lo primero que debes saber es cuánto vale un SOAP promedio, dependiendo de cada vehículo. Así te enterarás que, sorprendentemente, el valor de este Seguro en una motocicleta, es hasta 6 veces más caro que el de un vehículo de cuatro ruedas.

Lo segundo es que consideres que en internet, los precios del SOAP pueden llegar a ser hasta un 40% más económicos que si decides comprarlos de manera presencial. Así que además de ser más cómodo, es más conveniente que cotices en línea.

Lo último es que te fijes muy bien en los regalos o beneficios extra que puede traer la contratación de un seguro. Por lo general, las aseguradoras ofrecen atractivos regalos por la compra de un SOAP, sin embargo, algunos de estos “regalos” vienen asociados a un costo mucho mayor del Seguro.

¡Ahora puedes tomar la decisión que quieras!

ESTO TE SUCEDERÁ SI NO APRENDES A COTIZAR ANTES DE PEDIR PLATA

Comparar precios es lo que se conoce como cotizar. Es una práctica indispensable si lo que quieres es pedir un crédito o comprar un producto bajo el sistema de tarjetas de crédito.

Y no te lo decimos porque seamos majaderos, sino porque podrías vivir una de estas incómodas experiencias que de seguro querrás evitar:

1. Terminé pagando dos veces el refri por no mirar la Carga Anual Equivalente (CAE) y Costo Total del Crédito (CTC).

Me gustaba el refrigerador de una tienda, pero en otra tienda la cuota para comprar un refri era más baja. Ni tonto, lo compré en la segunda tienda pero después me di cuenta que terminé pagando más porque no me fijé en la Carga Anual Equivalente (CAE), que representa el costo del crédito en el plazo de un año, incluyendo cosas como cantidad de cuotas, interés y costos operacionales por ejemplo.

Moraleja: Al comprar con crédito fíjate bien en la Carga Anual Equivalente (CAE) y Costo Total del Crédito (CTC), este último te muestra el TOTAL de dinero tendrás que pagar si eliges pagar con crédito.

2. No solo pagué lo que compré, sino que mil cosas que nunca pedí

Clásico: sacas una tarjeta de crédito para pagar el perfume que le compraste a tu mamá para el día de la mamá, y el perfume que originalmente cuesta $50.000, te queda en 12 cómodas cuotas de $7.000. Sabes que terminarás pagando $20.000 más pero no importa, lo haces porque amas a tu mamá.

Cuando te llega la factura a la casa te das cuenta de que no te salió $7.000, sino $10.000 por los “costos asociados”.

Eso amigos, es no leer el contrato antes de firmarlo.

Por eso, como moraleja siempre date cuenta de lo que firmas, y ten en cuenta todos los costos asociados. Algunos ejemplos de estos son:

-Impuesto de timbre y estampilla

-Costos de administración

-Seguro de Desgravamen (opcional)

-Comisiones.

¡Compara y cotiza siempre el mismo monto y plazo para elegir mejor!

TE EXPLICAMOS EN 4 PASOS CÓMO SALIR AIROSO DE LAS DEUDAS DE MARZO

Puede que marzo te haya atrapado pese a que hiciste todo lo posible por no caer en sus redes. Es normal, no te preocupes.

Lo importante ahora es que aprendas a salir airoso de las deudas que te dejó este mes. Para eso, elaboramos un plan de acción que puedes adoptar desde ya:

1. IDENTIFICA TUS GASTOS

Hay gastos fijos, que son las cuentas que debes pagar sí o sí, como arriendo, dividendo o el colegio de los niños. Por otro lado existen los gastos variables; acá están las cuentas de la casa como luz, agua, gas, ropa o comida, son montos que varían mes a mes. A estos le siguen las cuotas y créditos, que corresponden a los cuotas que pagas mensualmente por las compras que realizas con tu tarjeta de crédito o por algún crédito de consumo. Finalmente están los gastos no necesarios, los que conocemos como “gustitos”, tales como ir al cine, tomarse un helado o salir a comer.

Luego de que definas a qué corresponde cada gasto que realizas, entonces olvídate por un tiempo de los gastos “no necesarios” y disminuye tanto como puedas aquellos gastos “variables”.

2. NEGOCIA TUS DEUDAS

Puedes negociar con la entidad financiera a la que solicitaste el crédito un nuevo esquema para pagar, ajustando el plazo de pago anteriormente establecido y logrando así una cuota más liviana. Esto es lo que se conoce como repactación, y es un gran salvavidas para muchas personas, sin embargo, es probable que termines pagando un poco más debido a la extensión de plazo.

3. EVALÚA LA POSIBILIDAD DE CONSEGUIR UN CRÉDITO

Los créditos son una buena oportunidad de salir de las deudas; estas son las llamadas “deudas buenas” pues te permiten salir de un mal paso, a través de cuotas mejor negociadas y con más plazo.

4. GENERA INGRESOS EXTRA

Si te ves en apuros, piensa en generar ingresos extra vendiendo ropa que ya no te queda, o vendiendo un servicio para el que seas bueno (puedes hacer masajes a domicilio por ejemplo).

5. AHORRA

Quizás crees que es un consejo vago considerando que estás con deudas, pero ahorrar cada pesito que generes extra, o cada bebida a la que puedas limitarte, te permitirá salir mucho antes de tus deudas, e incluso armar un colchón para deudas futuras.

Ya, ahora estás listo para salir de esas horribles deudas. NO TE DESESPERES y siempre sé constante, es lo que más importa.

EVITA TÚ TAMBIÉN SOBREENDEUDARTE CON ESTA FÓRMULA

Te dijimos que pagar deudas por más de un cuarto de tu sueldo era malo. Pero, ¿sabes por qué?

Lo que sucede, es que al momento de comprometer, por ejemplo, la mitad de tu sueldo en el pago de deudas, estás quedándote solo con la otra mitad para tus gastos de siempre (el arriendo, las cuentas básicas, el transporte, la comida y la ropa).

Quizás piensas que no es tan malo, pero, ¿qué pasa en el caso de un sueldo de $400.000?

Exacto, con $200.000 es difícil que puedas costear todos tus gastos fijos (esos que no varían), y además quedarte con un poco de dinero para ahorrar; así que lo que haces es pedir otro crédito.

¿Qué genera esto? Un círculo vicioso y un espiral de malas decisiones.

Por otra parte existe otro amigo que nos tienta: el cupo de la tarjeta de crédito.

No está mal usar créditos, por ningún motivo. De hecho pueden sacarnos de apuro en casos excepcionales, e incluso ayudarnos a conseguir cosas que necesitamos.

Cuando hablamos de tarjetas de crédito, estas nos ofrecen cupos muy interesantes. Pero te enseñaré una regla: “No usar un cupo más grande del 10% de tu sueldo”.

O sea, si ganas $400.000, no usarás más de $40.000 de crédito.

Con esta sencilla frase y fuerza de voluntad, lograrás evitar caer en sobreendeudamientos.

¡Anótalo!

5 TRUCOS INFALIBLES PARA LOS HORRIBLES GASTOS DE MARZO

Ya conociste el famoso “Método 52” y todas las ventajas que tiene ahorrar bajo esta fórmula. Si es tu primera vez ahorrando, descubrirás que es una manera fácil de ser constante y llegar a una meta sin frustrarte. Porque seamos honestos, eso de comenzar algo y terminarlo es casi tan difícil como mantenerte a dieta sin caer en tentación.

No te preocupes porque no eres el único.

Pero no solo existe este método, hay muchos otros que, si tienes un objetivo (por ejemplo ahorrar para los gastos de marzo), lograrás juntar dinero suficiente para estar tranquilo.

Si decides que es momento de comenzar a ahorrar y generar capital (ya sea para enfrentar marzo o para recuperarte de él), entonces pon mucha atención a estos métodos de ahorro que de seguro aliviarán más de algún bolsillo:

1. AHORRA EL VUELTO

Sé que a estas alturas de la vida cada peso cuenta, sin embargo de alguna forma solemos gastar dinero en compras impulsivas: la sopaipilla en la esquina; el agüita mineral; la tele nueva; etc. Considerando que -casi- siempre que pagamos tenemos una que otra moneda de vuelto, mucho de ese “molido” no lo ocupamos de manera eficiente. Así que cada vez que llegues a tu casa y descubras que tienes monedas sueltas, tíralas a un frasco y ve cómo a medida que pasa el tiempo, vas juntando plata que te podrá salvar en la compra de los uniformes, o los útiles escolares.

2. RECORTA TU PRESUPUESTO DIARIO

Por ejemplo: supongamos que tienes $5.000 para gastar diariamente, incluyendo locomoción y gustitos. Lo que harás será mentalmente recortar ese presupuesto lo que más puedas. Así, si descubres que solo gastas $3.000 en un día sin “gustitos” entonces guarda los otros $2.000. Por otro lado, puede que hayan días que necesites más de $5.000; esos días podrás compensarlos con gastos de otros días, sin necesitar tocar lo que llevas ahorrado.

3. EVITA LA LUCA

Esta forma de ahorrar es psicológica y muy efectiva. ¿Te ha pasado que cuando tienes billetes grandes te duele más el estómago al momento de gastarlo? De hecho, si tenemos billetes de $1.000 es más fácil caer en compras impulsivas como: el chicle; la dobladita con queso, y otras cosas. A partir de ahora solo ten billetes grandes a tu disposición y verás cómo tu mente te lleva a gastar mucho menos.

4. HAZ LAS COMPRAS DESPUÉS DE COMER, Y CON LISTA EN MANO

Muchas veces vamos al super un domingo en la mañana, antes de almorzar. Esto lo único que logra es hacer que compres impulsivamente según tu apetito. Querrás llevar “estas papitas de acá”, o “aquellas galletitas rellenas que son nuevas”. Cuando tienes una lista, no te sales del presupuesto, y si no tienes hambre… tampoco.

5. Y EL MÉTODO MÁS IMPORTANTE DE TODOS: CO-TI-ZAR

Este método te servirá tanto en marzo, como para las compras de navidad, y las vacaciones. NO LO DEJES PASAR.

Las personas suelen dedicarle poco tiempo a esta tarea, porque la ven trabajosa y poco eficiente. Lo cierto es que durante marzo (sobre todo) tenemos muchas decisiones que tomar con respecto a nuestros gastos: los uniformes y útiles escolares; las matrículas del colegio; la patente; el mecánico… todo parece hacerse una bola de fuego que va directo hacia nosotros. Sin embargo, comparar distintos precios en el mercado te hará la decisión más fácil. Para cotizar puedes guiarte por estas cosas:

a) No dejes que las marcas te encandilen, mejor mira cada cosa como lo que es, y compara la calidad de las cosas y su vida útil. No creas que lo más caro es siempre lo mejor.

b) Cuando se trata de un servicio estándar (como el del Seguro Obligatorio de Accidentes Personales o SOAP), muchas personas se dejan llevar por “el regalo” que estos traen, y terminan pagando más por algo que no tiene sentido. No seas uno de ellos.

c) Toma en cuenta tu objetivo, y desde ahí compra. Puedes hacer compras al “por mayor” si lo que necesitas es cantidad, o quizás si no quieres gastar demasiado, pero necesitas cosas de buena calidad, puedes recurrir a las “ventas de bodega”.  Siempre prioriza estas modalidades, pues las compras al detalle son generalmente más caras.

Tomando en cuenta cualquiera de estos trucos puedes quedarte tranquilo con respecto a tu presupuesto, y, ¿quién sabe? Tal vez gastar un poquito más en tus vacaciones del próximo año.

DEJA DE GASTAR LO QUE NO TIENES. APRENDE CÓMO

Ya entendiste que la clave para dejar de gastar más de lo que tienes, es hacer un presupuesto. Ahora es momento de que aprendas fácilmente cómo hacer uno.

Las claves son sencillas, pero te las explicaremos de manera MUY fácil para que no te confundas. Recuerda que debes hacerlo mes a mes para lograr un hábito.

1. LO QUE GANAS V/S LO QUE GASTAS

Haz una lista con tus ingresos mensuales, es decir, con toda la plata que INGRESA a tu bolsillo. Después, haz una lista con todos los gastos mensuales de ese mismo mes, es decir, con toda la plata que EGRESA (sale) de tu bolsillo. Finalmente resta los gastos a los ingresos.

2. IDENTIFICAR LOS GASTOS QUE TIENES AL MES

Hay gastos fijos, que son las cuentas que debes pagar sí o sí, como arriendo, dividendo o el colegio de los niños. Por otro lado existen los gastos variables; acá están las cuentas de la casa como luz, agua, gas, ropa o comida, son montos que varían mes a mes. A estos le siguen las cuotas y créditos, que corresponden a los cuotas que pagas mensualmente por las compras que realizas con tu tarjeta de crédito o por algún crédito de consumo. Finalmente están los gastos no necesarios, los que conocemos como “gustitos”, tales como ir al cine, tomarse un helado o salir a comer.

3. HACER RENDIR LA PLATITA

Una vez que tienes anotados tus ingresos y egresos, y clasificados tus egresos en fijos y variables, solo queda una cosa por hacer: usa esta información para destinar la plata que tienes hacia lo que debes pagar en tus gastos fijos (y lo que puedes gastar en tus gastos variables), y no pasarte de los límites que te pusiste.

4. DEJA DE LADO LOS GASTOS EMOCIONALES

Ahora no gastarás más de lo que tienes, porque tendrás anotado tu presupuesto. Si dejas de hacer gastos emocionales (esos gastos en cosas que no necesitas, pero compras cuando estás estresado o aburrido), podrás apartar esa plata para ahorrar.

5. PIENSA EN UN OBJETIVO

Puede que quieras viajar, o que simplemente tu objetivo sea llegar a fin de mes con plata. Cuando dejes los gastos emocionales en el punto cuatro, llegarás a este punto.

¿Ves que no es tan difícil?

Bienvenida

Te damos la bienvenida a En Fácil y en Chileno, el programa de educación financiera de BancoEstado.

Acá te ayudaremos a manejar mejor tus finanzas personales o familiares, explicando esas cosas que a veces cuesta un poco entender.

Para eso tenemos artículos, videos tutoriales, juegos y un diccionario de términos.

No olvides conocer nuestra herramienta de presupuesto la que será de gran ayuda para ordenar tus lucas!

En Fácil y en Chileno es para todos, sean o no clientes de BancoEstado.