DEJA DE GASTAR LO QUE NO TIENES. APRENDE CÓMO

Ya entendiste que la clave para dejar de gastar más de lo que tienes, es hacer un presupuesto. Ahora es momento de que aprendas fácilmente cómo hacer uno.

Las claves son sencillas, pero te las explicaremos de manera MUY fácil para que no te confundas. Recuerda que debes hacerlo mes a mes para lograr un hábito.

1. LO QUE GANAS V/S LO QUE GASTAS

Haz una lista con tus ingresos mensuales, es decir, con toda la plata que INGRESA a tu bolsillo. Después, haz una lista con todos los gastos mensuales de ese mismo mes, es decir, con toda la plata que EGRESA (sale) de tu bolsillo. Finalmente resta los gastos a los ingresos.

2. IDENTIFICAR LOS GASTOS QUE TIENES AL MES

Hay gastos fijos, que son las cuentas que debes pagar sí o sí, como arriendo, dividendo o el colegio de los niños. Por otro lado existen los gastos variables; acá están las cuentas de la casa como luz, agua, gas, ropa o comida, son montos que varían mes a mes. A estos le siguen las cuotas y créditos, que corresponden a los cuotas que pagas mensualmente por las compras que realizas con tu tarjeta de crédito o por algún crédito de consumo. Finalmente están los gastos no necesarios, los que conocemos como “gustitos”, tales como ir al cine, tomarse un helado o salir a comer.

3. HACER RENDIR LA PLATITA

Una vez que tienes anotados tus ingresos y egresos, y clasificados tus egresos en fijos y variables, solo queda una cosa por hacer: usa esta información para destinar la plata que tienes hacia lo que debes pagar en tus gastos fijos (y lo que puedes gastar en tus gastos variables), y no pasarte de los límites que te pusiste.

4. DEJA DE LADO LOS GASTOS EMOCIONALES

Ahora no gastarás más de lo que tienes, porque tendrás anotado tu presupuesto. Si dejas de hacer gastos emocionales (esos gastos en cosas que no necesitas, pero compras cuando estás estresado o aburrido), podrás apartar esa plata para ahorrar.

5. PIENSA EN UN OBJETIVO

Puede que quieras viajar, o que simplemente tu objetivo sea llegar a fin de mes con plata. Cuando dejes los gastos emocionales en el punto cuatro, llegarás a este punto.

¿Ves que no es tan difícil?

Comparte:

3 “DEJA DE GASTAR LO QUE NO TIENES. APRENDE CÓMO”

Deja un comentario