ESTAS SON LAS CONSECUENCIAS DE NO APRENDER A CONTROLAR TUS DEUDAS

Hace un tiempo te explicamos en una nota algunas maneras de no sobre endeudarte. Sin embargo nunca estamos libres de esto, y por más que podamos salir de las deudas, siempre hay un riesgo de volver a caer.

Aún así, es imprescindible que entiendas, como te mostramos en el video, que existen deudas buenas y deudas malas. Si te diste cuenta que asumiste una deuda mala, queremos que estés atento porque estas podrían ser las principales consecuencias:

1. Una deuda no muere hasta que la pagas

Es decir, no prescriben. Por lo tanto, una consecuencia no menor de no aprender a controlar tus finanzas, es tener un fantasma de por vida que te aceche y perturbe. Puede sonar emocional, sin embargo no hay nada que cause mayor felicidad en una persona que acostarse sin problemas y despertar sin angustias; y, por el contrario, no hay nada que cause más angustia y pesadumbre que perder el control de lo que hacemos.

2. Círculo de vicio

Te lo pondremos en un ejemplo: Ganas $400.000 y tienes deudas por $200.000. No alcanzas a llegar a fin de mes con $200.000, entonces recurres a los créditos; así adquieres una nueva deuda de $200.000 que jamás terminarás de pagar, porque siempre te va a faltar dinero para llegar a fin de mes.

3. Cobranzas extrajudiciales

Si llega el minuto en que perdiste totalmente el control de la deuda, entonces te verás sometido a las cobranzas por parte de la entidad financiera que te prestó dinero, o un servicio, o un producto. Así, ellos tendrán “derecho” a llamarte entre Lunes y Sábado, desde las 8:00 am hasta las 20:00 pm; y también a que te envíen documentos de cobranza bastante seguido.

4. Gastos de cobranza

Imagina que llega la hora de pagar tu deuda y no tienes con qué; en ese minuto la casa comercial, o el banco puede esperar 15 días para comenzar a generar gastos de cobranza. Es decir, desde el día 15 en adelante el acreedor puede cobrar un monto extra por concepto de atraso en el pago de la deuda (mora). El porcentaje extra se aplica sobre el monto de lo adeudado (aunque no sobre la deuda completa) por lo que no es lo mismo deber una cuota que dos.

5. Cobranza judicial

Si no pudiste pagar tu deuda luego de 90 días de haber vencido, lo más probable es que la entidad financiera genere una demanda ante un juez. Este determinará cuál es el “castigo” que tendrás por no haber pagado, y puede resultar incluso en el embargo de tus bienes.

Como ves adquirir una deuda no es un chiste, y por eso lo mejor es que mientras logras estabilizar tu situación, priorices los gastos, y las deudas que tienes. Un buen ejercicio es pagar primero aquellas deudas con intereses más altos, de esta manera evitarás que sigan creciendo y te absorban por completo.

Comparte:

Deja un comentario