EVITA TÚ TAMBIÉN SOBREENDEUDARTE CON ESTA FÓRMULA

Te dijimos que pagar deudas por más de un cuarto de tu sueldo era malo. Pero, ¿sabes por qué?

Lo que sucede, es que al momento de comprometer, por ejemplo, la mitad de tu sueldo en el pago de deudas, estás quedándote solo con la otra mitad para tus gastos de siempre (el arriendo, las cuentas básicas, el transporte, la comida y la ropa).

Quizás piensas que no es tan malo, pero, ¿qué pasa en el caso de un sueldo de $400.000?

Exacto, con $200.000 es difícil que puedas costear todos tus gastos fijos (esos que no varían), y además quedarte con un poco de dinero para ahorrar; así que lo que haces es pedir otro crédito.

¿Qué genera esto? Un círculo vicioso y un espiral de malas decisiones.

Por otra parte existe otro amigo que nos tienta: el cupo de la tarjeta de crédito.

No está mal usar créditos, por ningún motivo. De hecho pueden sacarnos de apuro en casos excepcionales, e incluso ayudarnos a conseguir cosas que necesitamos.

Cuando hablamos de tarjetas de crédito, estas nos ofrecen cupos muy interesantes. Pero te enseñaré una regla: “No usar un cupo más grande del 10% de tu sueldo”.

O sea, si ganas $400.000, no usarás más de $40.000 de crédito.

Con esta sencilla frase y fuerza de voluntad, lograrás evitar caer en sobreendeudamientos.

¡Anótalo!

Comparte:

Deja un comentario