¿Qué es la inflación?

Es posible que alguna vez hayas visto en las noticias o en el diario un titular de este estilo: “La inflación aumentó en un x% en un año”.

¿Sabes qué es la inflación, cuáles son sus causas, qué significan esos porcentajes de los que hablan? Acá te explicamos estas y otras dudas.

¿Qué es y cuáles son sus causas?

La inflación es el aumento generalizado y sostenido de los precios para bienes y servicios. En general, se produce como una respuesta al esfuerzo constante de los distintos agentes en los mercados por conseguir un mayor beneficio económico.

Entre sus causas están:

  • El aumento en la demanda de un bien que no se alcanza a suplir por los productores.
  • El incremento en los costos de producción. Cuando se vuelve más caro fabricar los productos, los compradores deben pagar parte de ese excedente en el precio final.
  • El crecimiento en la cantidad de dinero circulante. Esto aumenta la demanda y la disposición a pagar por los bienes, pero los productores no alcanzan a ajustar la oferta.

Es importante recordar que se trata de un fenómeno constante. Aunque hay ciertos episodios de deflación, es decir que los precios caen, la tendencia esperada es a la inflación.

¿Cómo se mide?

Para medirla se usa como base una lista de productos y servicios que más se consumen en nuestro país. A esta lista se le conoce como “canasta”, y se actualiza cada cinco años. A la variación de los precios en la canasta en un periodo de tiempo se le conoce como IPC: Índice de Precios al Consumidor.

Al respecto, primero tenemos que entender que esta canasta de productos y servicios varía de año a año. Por ejemplo, en 1995 quizás no era tan importante cuánto costaba un plan promedio de internet, un servicio que en 2005 ya era indispensable para la mayoría de las familias. En segundo lugar, no todas las familias consumen las mismas cosas en cantidades iguales, y por eso se pondera la importancia de los artículos de acuerdo a cierto criterio:

  • Bienes de consumo diario (como el pan, el transporte, la bencina).
  • Bienes de consumo duradero (como la ropa, el horno, el computador).
  • Servicios (como los seguros, el arriendo de la casa, la peluquería).

En Chile, actualmente el IPC está compuesto de 321 productos diferentes, de acuerdo con el sitio del Instituto Nacional de Estadística. La ponderación de los productos se clasifica según su relevancia. Por ejemplo, entre los productos con mayor relevancia en la canasta del IPC, el “arriendo” está en primer lugar, siendo más relevante que el “automóvil nuevo”, que está en segundo lugar.

En base a esta ponderación y a cómo van variando los precios porcentualmente dentro del índice es que obtenemos la variación total del IPC, tendiendo normalmente a “inflarse” de mes a mes.

Finalmente, el cálculo oficial proviene de la tasa de inflación, que es la variación porcentual del nivel general de precios en un período de tiempo:

Para darte un ejemplo vamos a tomar valores simplemente referenciales: si el IPC en marzo de un cierto año fue de 100 y para marzo del siguiente año el IPC subió a 102,5, entonces tenemos que la inflación incrementó en un 2,5%, valor que seguramente se verá en los noticieros durante comienzos de abril.

¿Entonces qué hacer frente a la inflación?

La inflación es un fenómeno que está siempre presente en las economías y produce distintos efectos dependiendo de cómo la controle el gobierno: producción, empleos, distribución de la renta, importaciones y exportaciones. Además, a medida que pasa el tiempo el valor de la moneda local (en el caso de Chile, el peso) va disminuyendo. Así, con $1.000 de hoy día no podrás comprar lo mismo que con $1.000 dentro de cinco años.

¡Pero esto no es tan terrible! La inflación siempre ha existido, y las economías constantemente se van adaptando a ella. Como simple consejo, recuerda ahorrar de manera informada:

  • Considera un producto de ahorro que esté asociado al Índice de Precios al Consumidor, por ejemplo uno que esté en UF, y así cuando éste varíe, tus ahorros también subirán junto con la inflación.
  • Otro método puede ser buscar un producto de ahorro en el que la tasa de interés efectiva no sea inferior al IPC, evitando así la desvalorización de tu plata producto de la inflación.
Comparte:

Entradas recientes

Categorías